Cuidado de tus Lentes

Con un poco de protección extra, es fácil conservar tus lentes en una gran condición. Aquí hay algunos tips que puedes seguir:

PROTEGE TUS ARMAZONES:

Cuando uses tus lentes, no los coloques en la parte superior de tu cabeza. Esto los deformará, haciéndolos demasiado anchos para tu cara.

Siempre usa ambas manos para quitarte los lentes de tu cara para preservar la forma del armazón y prevenir el estiramiento.

Guarda tus lentes en un estuche de alta calidad cuando no los uses para evitar que se doblen y se rayen.

Revisa periódicamente que los tornillos no estén sueltos. Si lo están, puedes apretarlos fácilmente con un kit de reparación de lentes.

Mantén tus lentes para lectura atados a una cadena o cordón alrededor de tu cuello para evitar que los olvides.

CUIDADO DE TUS MICAS:

Para remover manchas, partículas y polvo de tus micas, usa un paño de microfibra especialmente diseñado para su limpieza. No uses pañuelos o toallas de papel, ya que las fibras pueden rayar tus micas.

Es siempre más seguro limpiar tus lentes enjuagándolos con agua tibia y jabonosa o con una solución limpiadora para micas.

Evita usar en tus micas detergentes para ventanas y soluciones limpiadoras con base de alcohol.

Para evitar raspaduras, asegúrate de colocar tus lentes con las micas hacia arriba en cualquier superficie que no sea tu cara.

Evita dejar tus lentes para lectura directamente en el sol o dentro de tu auto en días calurosos, ya que el calor puede ser perjudicial.

Seguir estos simples pasos mantendrá la apariencia y calidad de tus lentes favoritos por un largo tiempo.